En preparación

Ben Esra telefonda seni bosaltmami ister misin?
Telefon Numaram: 00237 8000 92 32

Babes

En preparaciónLos días domingos tienden a ser momentos aburridos de la semana. Poco qué hacer, pocas ganas de despertar temprano y pocos lugares donde ir. Pensando en que venía un domingo y tras mirarme un par de veces al espejo, desnudo, pensé que sería bueno probar una depilación parcial de mi zona baja sin tener que hacerlo yo mismo. Aprovechando que vendría un aburrido domingo, llamé a un centro de depilación, pregunté si depilaban a hombres y si tendrían una cita para el domingo de esta semana. Me dijeron que sí a ambas preguntas y tras hacer algunas preguntas básicas sobre si debería vestir algo en particular o tener algunos cuidados especiales, me decidí y pedí la hora. Sería la primera vez que lo haría en un centro de depilación.No sabía exactamente cuánto quería depilarme, así es que comencé a ver las posibilidades. Finalmente decidí que quería quitar el vello de mis testículos hasta atrás, rebajar todo alrededor de mi pene y quitar un poco de la base. La opción de depilarme completamente no era para mí, pues siendo algo peludo tendría que tener una depilación total para verme bien.Pues bien, llegó el domingo y la cita para depilarme. Me registré y esperé a que me llamaran. Tras unos 5 minutos de espera apareció quién sería mi “estilista”, Silvia. Una chica de unos 30 años, de cara linda, cuerpo bastante bien mantenido y de voz agradable. Llevaba una blusa con un par de botones desabrochados, pantalón ajustado y sandalias. Me miró y dijo: vamos a la sala número 2.La seguí hasta entrar a la sala. Había una camilla con una tira de papel cubriéndola, un asiento, un espejo gigante de cuerpo completo y un pequeño vestidor. Me indicó el vestidor y me dijo, sácate toda la ropa y ponte esta toalla para cubrirte. Puedes dejar tu ropa sobre el asiento.Mientras me quitaba la ropa ella me preguntó si esta era mi primera vez acá. Mi primera vez en la vida, dije. Ella sonrió y dijo: entonces trataré de ser lo más delicada posible para que vuelvas y no tomes miedo.Estaba ya desnudo, cubriéndome sólo con la toalla. Ella se había puesto unos guantes y estaba calentando la cera. Me pregunto qué tipo de depilación quería y me explicó cómo sería el procedimiento. Tras conversar las cosas básicas me dijo, ahora ponte en la camilla, con la espalda hacia abajo, que vamos a empezar.Estando ahí, sólo miraba a esta mujer, preguntándome cómo sería todo. Ella me miró a bilecik escort través del espejo y sonrió. Relájate y no te pongas tenso, me dijo. Y volvió a sonreír.Se acercó a mí, tomó la toalla y la quito. Y dijo, veamos qué tenemos aquí. Tocó mis muslos y abrió mis piernas un poco. Tocó mis testículos, los levantó y miró lentamente donde tendría que sacar vellos. Luego tocó mi pene y lo movió hacia arriba. Al tocarlo, inevitablemente comencé a tener una erección. Ella me miró sonriendo y dijo: te dije que no te pusieras tenso… ante lo cual los dos sonreímos. Yo dije un sutil disculpa, mientras ella dijo: no te preocupes, estoy acostumbrada a ver erecciones y a veces mucho más…Entonces, empezó con la depilación. Ni lo agudo del calor de la cera, ni del dolor a sacarla, hacía que bajara mi erección. Ella, continuaba como si nada. A ratos mirando rápidamente y sonriendo. Tras unos segundos algo incómodos, ella empezó una conversación. Por qué decidiste depilarte? me dijo. Le contesté, que estaba cansado de hacerlo yo mismo y además, pensaba que de esta forma duraría más. Además, no me gusta ser tan peludo allá abajo, le dije. Ella continuaba depilándome. Estaba dejando mis testículos completamente pelados. Tras tirar la cera de ellos, ponía su mano delicadamente sobre mi piel. Era para reducir el dolor, me dijo.Ahora voy a sacarte los pelos de la base, me dijo. Sabes qué?, me dijo. Cuando está así, como estás ahora… es más fácil depilar y produce menos dolor. La piel está más tirante y los poros más abiertos, agregó.Tomó suavemente mi pene erecto con su mano, y con la otra comenzó a agregar la cera. La mezcla de su mano tomando mi pene y el calor de la cera, hizo que mi erección fuera más grande. Estás aún más tenso, dijo mientras sonreía. Casi no noté cuando retiró la cera, debido a la incómoda excitación. La situación no mejoraba. Trataba de pensar en cualquier cosa, pero era inevitable. Estaba desnudo, ella con ropa. A ratos la miraba y lograba ver el sostén y parte de sus senos a través de los botones desabrochados de su blusa. Mi erección se mantenía y para colmo, ahora comenzaba a tener esas pequeñas gotas de líquido preseminal. Ella lo notó y tomando un pañuelo desechable, me limpió esas gotas. No dijo, nada. Sólo sonrió.Ya estaba sin pelos en todos los lugares que quería. Ahora sólo faltaba rebajar.Ella tomó mi pene nuevamente y con una pequeña escort bilecik rasuradora eléctrica comenzó a hacer el rebaje. Yo trataba de tirar mi cabeza hacia atrás, para no ver cómo ella tomaba mi pene y también para evitar ver sus senos. Pero el espejo al lado me daba más sorpresas. Veía su culo marcado en ese pantalón, que cada vez que se agachaba se marcaba más y más. En eso estaba cuando siento que nuevamente agarra un pañuelo y comienza a limpiarme. De inmediato apareció una nueva gota, y otra y otra más. La miré mientras ella cambiaba su mirada de mi pene hacia mis ojos, y de vuelta a mi pene, sin para de sostenerlo con su mano. Es normal, no te preocupes, me dijo. Con un nuevo pañuelo volvía a secarme, pero esta vez dejaba su mano sobre mi glande. Sus dos manos en mi pene, con una erección enorme y comenzando a lubricarme. Creo que esto será suficiente, dijo, mientras retiraba el pañuelo. No lo era. Una cantidad más grande de líquido comenzaba a salir. Creo que continuaré, tratando de que esto no afecte al rebaje, me dijo. Y continuó.Seguía sosteniendo mi pene en su mano, mientras cortaba el resto de vello que faltaba. Estando en eso, me dijo: creo que terminamos adelante, sólo falta depilar detrás de tus testículos y atrás… si te interesa. Está todo incluido, continuó. Pero te tienes que poner afirmado en tus rodillas y manos para terminar, así es que date vuelta, con el culo bien parado y las piernas algo abiertas para poder alcanzar todos los lugares.Me puse como pidió y estaba posicionado cuando llegó con la cera. Mi erección no había bajado. Al revés, crecía más y botaba más líquido. Las gotas habían caído en la camilla. Al notar esto, ella trajo más pañuelos y limpió la camilla y la punta de mi pene nuevamente.Pasó unas toallas húmedas alrededor de mi ano y luego aplicó cera. Fue algo doloroso, pero aun así mi erección no se detenía. Tras terminar esta parte, ella puso un poco de cera al final de mis testículos, en aquel punto que me encanta ser tocado cuando estoy por terminar. Pensé en eso, en el placer que tuve las últimas veces que mi novia me tocaba ahí justo cuando iba a terminar y traté de alejar esos pensamientos lo antes posible, pero era algo tarde. Más gotas salían de mi pene, formando un pequeño hilo viscoso que caía hacia la camilla. Ella volvió a secar, esta vez sin decir nada, pero a través del espejo logré ver bilecik escort bayan como sus ojos no dejaban de ver mis testículos y mi pene. En eso, retiró la cera. Un pequeño dolor y la contracción de todos mis músculos parecieron no ayudar en mi estado. Ella no paraba de mirar, con una mirada intensa, como esperando algo mientras trataba de continuar con la depilación.Voy a tomar tu pene y tirarlo hacia atrás, para que la piel quede más tirante y pueda hacer esto más rápido. Si te m*****a me avisas, dijo. Estando aún en la misma posición, comenzó a tocar mis testículos para ver donde quedaban más pelos. Estando así, tomó mi pene, jalándolo hacia atrás y sin aviso, sin pensarlo, sin quererlo en lo más mínimo, eyaculé. Un chorro, otro más, dos más y unas gotas que caían. Ella seguía sosteniendo mi pene, mientras mis piernas temblaban y mi pene daba pequeños movimientos tratando de sacar toda la leche dentro de mí. Como un tonto, agitado y avergonzado, dije disculpa. Ella sonrió y dijo: no te preocupes, ya me ha pasado. Disculpa por mantener tu pene en mi mano, pero no quería que algo cayera sobre tu vello, por si había algo más que rebajar. Quedé sin decir nada, sólo disfrutando mi orgasmo, entre la desesperación de no poder nada más y la vergüenza de haberme corrido en el salón.Ella volvió con más papel, secó todo y cambió el papel donde estaba posado en la camilla. Me pasó algo más de pañuelos y mirando mi pene dijo: creo que ya no estás más tenso… Tras limpiarme bien y ya repuesto, volví a la camilla y ella terminó la depilación. Luego me llevó al espejo y me dijo: mírate, estás como querías? Me miré y asentí. Me puedo vestir, dije? Claro, ya puedes hacer lo que quieras, me dijo.Tras vestirme, me pidió acompañarla a la recepción. Antes de irme, traté de disculparme nuevamente, pero ella comenzó a reír. No te sientas mal, ni tan especial, me dijo. Que esto ocurre más seguido de lo que crees. Y no sólo a hombres… No pude evitar preguntar, entonces a las mujeres también? Y ella dijo: por supuesto, hay muchas mujeres que son extremadamente sensibles ahí abajo y para depilarlas tenemos que tocar mucho más que lo que te tocamos a los hombres… entonces te podrás imaginar qué cosas pueden suceder. Pero bueno, es parte del trabajo.Ella me acompañó a la recepción y cuando llegamos le dijo a la cajera: hazle un buen descuento porque se portó muy bien en su primera vez, y queremos clientes felices y que vuelvan. Me miró y sonrió. Luego dio media vuelta y se fue. La cajera cobró, hizo el descuento y me dio una tarjeta de Silvia.Relajado, me fui para el departamento. Pensando en cuando volveré.

Ben Esra telefonda seni bosaltmami ister misin?
Telefon Numaram: 00237 8000 92 32

ADD YOUR COMMENT

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

kartal escort adapazarı escort adapazarı escort bahis siteleri bahis siteleri bahis siteleri bahis siteleri bahis siteleri canlı bahis sakarya escort adana escort